Debemos informarle que utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que da su consentimiento a nuestra "Política de Cookies”. Puede obtener más información haciendo click Aquí Aceptar

Foto realizada por Aritz Gordo

Preguntas frecuentes

Recomendaciones

Los neumáticos están compuestos por diferentes clases de materiales textiles, metálicos y gomas que dan las propiedades necesarias para su correcto funcionamiento.

Las propiedades de los componentes evolucionan con el tiempo. Para cada neumático, la evolución depende de varios factores, como son: las condiciones climáticas, las condiciones de almacenamiento y de utilización.

Teniendo en cuenta que estos factores de utilización son muy variables, es imposible predecir la duración de los neumáticos y fijar una fecha de caducidad.

Esta es la razón por la que se recomienda a todo conductor prestar atención al aspecto exterior de sus neumáticos, a cualquier pérdida de presión de inflado o a cualquier manifestación anormal (vibración, ruido, tiro lateral) que podría revelar la necesidad de sustitución.

Además, independientemente de las inspecciones regulares y verificaciones de la presión de inflado, se recomienda que todos los neumáticos (incluso los que equipan las ruedas de repuesto, los remolques, las caravanas y  los camping-car), sean examinadas regularmente por un profesional del neumático, que evaluara la posibilidad de mantenerlos en servicio.

En la actualidad no existe ninguna Norma, Reglamento o Directiva con relación a la caducidad de los neumáticos (límite entre fecha de fabricación, fecha de montaje y de sustitución). Sólo existen unas recomendaciones del organismo de nacionalización E.T.R.T.O (European Tire and Rim Technical Organisation) a las cuales Michelin adhiere.

Después de cinco años máximo de utilización, los neumáticos deberán ser inspeccionados por un especialista por lo menos una vez al año (5 años = tiempo transcurrido a partir de la fecha de primera utilización).

Esta inspección no debe en ningún caso sustituir las verificaciones periódicas de mantenimiento como son: la vigilancia de la presión de inflado y el estado general del neumático (nivel de desgaste, deformaciones,…).

Por precaución, si los neumáticos no han sido reemplazados dentro de un plazo de 10 años a partir de su fecha de fabricación* (fecha anotada en el flanco), se recomienda la sustitución por unos nuevos, aunque el nivel de desgaste no haya alcanzado el límite mínimo legal permitido de 1,6 mm.

Consejos Técnicos

Se identifica por un desgaste más pronunciado en el centro de la banda de rodamiento.

CAUSA(S) PROBABLE(S):

- Presión de inflado excesiva. Presión no adaptada a la utilización.

CONSEJOS:

- Vigilar las presiones de inflado en frío.

- Inflar a las presiones recomendadas por el fabricante y adaptadas a las condiciones de utilización.

Se identifica por las estrías visibles en la banda de rodamiento y por las rebabas, más o menos pronunciadas, en las aristas en uno de los lados de los tacos, provocadas por un rodaje con arrastre transversal.

CAUSA(S) PROBABLE(S):

- Paralelismo incorrecto de los neumáticos, delanteros o traseros. Paralelismo incorrecto entre ejes.

CONSEJOS:

- Controlar y corregir el paralelismo.

- En la corrección hay que tener en cuenta la forma de desgaste y las características propias del vehículo.

- Verificar los órganos de suspensión y de dirección.

Cuando un neumático choca contra un obstáculo, sufre tensiones excesivas provocadas por las deformaciones, que pueden ocasionar una rotura localizada de la carcasa. Las consecuencias pueden no ser inmediatas ni ser visible exteriormente. El rodaje puede agravar el daño y manifestarse por una rotura con una pérdida instantánea del aire.

CAUSA(S) PROBABLE(S);

- Choque con obstáculos.

- Choque con agujero.

CONSEJOS:

- Retirar el neumático.

- Verificar el estado de la llanta.

- No reparar fuera de las normas.

Localizadas o generalizadas, se deben normalmente a un calentamiento excesivo producido por flexiones anormales, que puede originar la degradación de los constituyentes y manifestarse posteriormente por una separación. También se puede producir por causas externas (generalmente oxidación de lonas).

CAUSA(S) PROBABLE(S):

- Rodaje con presión insuficiente.

- Utilización en sobrecarga.

- Cubiertas que no respeten las especificaciones del constructor del vehículo.

- Mantenimiento deficiente.

- Utilización.

- Cortes, heridas u otros daños que alcancen las lonas de cima.

- Desgaste tan acusado que alcanza las lonas de cima.

CONSEJOS:

- Verificar regularmente las presiones en frío.

- Respetar las especificaciones del constructor (presión, índ. de carga, cód. de veloc.).

- Utilizar siempre un tapón de válvula de tipo hermético.

- No desinflar nunca en el curso del rodaje.

- Examinar todos los neumáticos del vehículo.

- Reparar las heridas y pinchazos con métodos recomendados por los fabricantes.

- Verificar regularmente el estado de los neumáticos.

Desgastes a menudo dificiles de definir: oblicuos, en forma de olas, facetas,…

CAUSA(S) PROBABLE(S):

- Desajustes u holguras de los órganos de suspensión o dirección.

- Desequilibrios en los conjuntos rodantes.

- Montajes incorrectos.

- Gemelado incorrecto.

- Anomalías en el sistema de frenado.

- Presiones bajas.

CONSEJOS:

- Verificar la mecánica y la geometría de los ejes (suspensión, dirección y frenos).

- Verificar el montaje, el equilibrado y las presiones en los neumáticos.

- Si es posible, permutar los neumáticos.

Se identifica por tener un desgaste más acusado en los hombros de la banda de rodamiento.

CAUSA(S) PROBABLE(S):

- Presión de inflado insuficiente, bajo-inflado.

- Utilización de sobrecarga.

CONSEJOS:

- Vigilar las presiones de inflado en frío y adaptarlas a las condiciones de utilización. Respetar la capacidad de carga máxima por neumático.

- Eliminar posibles de fugas de aire.

Ninguna herida ni deformación debe descuidarse.

Cualquier manifestación anormal (deformación del flanco o banda de rodamiento, cortes profundos, roturas, vibraciones, tiro lateral, etc.), debe ser objeto de un examen.

El diagnóstico permitirá verificar si la cubierta es reparable o no.

Precios

No, los precios que damos ya llevan incluido el montaje.

Garantia

Hasta el tiempo o kilómetros que indique el fabricante.

Pues nos lo haces saber y presentando la factura a la vez no hay ningún problema para que te abonemos el importe.

Devoluciones

Clientes

Normalmente no, solo algunos vehículos que lo indiquen en la ficha técnica.

Sí, por supuesto que lo puedes montar sin tener problemas con la ITV. Es más aconsejable montar las cuatro de la misma marca, pero no hay ningún inconveniente.